Bus for route 30th street

Hoy en el bus “for route 30th street” todas las cabezas se veían grises desde mi gris asiento, todos los rostros deliciosos como vino añejo, todos los ojos portando la memoria de más de medio siglo. Los ojos me miraban, o quizás la memoria en los ojos, la historia de sus ojos me confrontaba a la cara. Nadie era de pocos ni medianamente pocos años, sólo aquellos que han descubierto la sabiduría que acompaña al vivir, el misterioso secreto que aún no se me revela. Todos iban hermosos, los hombres con las medias combinadas y los botones perfectos, las mujeres con los rostros empolvados, como las abuelas de mi país que se visten de galas cuando van al médico.

El bus “for route 30th street” parecía que flotaba sobre el pavimento, cargando adentro bolitas de algodón con ojos, algodón gris contra el cielo azul. No ha habido un día con cielo más azul que el de hoy, o será la ausencia de nubes, todas se congregaron sobre los asientos grises del autobús.

Foto de Jen, encontrada en Pexels